Decidle a vuestro primo que no se lleve la cámara “buena” a la boda ;)

Hoy vamos a hablar de un tema un tanto polémico: Las cámaras “amateurs” en las bodas. (lo pongo entre comillas porque no siempre es así, ahora veréis por qué). ¿Por qué deberíamos decirle a nuestro primo que dejara la cámara en su casa?

¿Por qué sólo debería hacer fotos el fotógrafo de bodas contratado?

primo boda haciendo fotos
¡Cazado! Se nos metió en el plano.

No estamos hablando de que nadie pueda hacer fotos, ni tan siquiera con el móvil para compartirlas por ese grupo de whatsapp o compartir las fotos a través de las redes sociales con un hashtag chulo tipo #súperbodamolona. No, estamos hablando del primo al que le gusta la fotografía, que se lleva la cámara buena a la boda por hacerles un favor a los novios. Obviamente, a priori parece estupendo, porque aunque hayamos contratado a un fotógrafo para el evento, no está de más tener más fotos.

De hecho, seguramente vuestro primo sepa hacer fotos muy bien y tenga incluso buen ojo, pero os voy a dar una serie de razones por las cuáles esto no es tan buena idea.

¿Quién se ve perjudicado?

Los primeros, los propios novios. Sí, aunque sea por una buena causa, los principales perjudicados sois vosotros, pues habéis pagado una buena cantidad de dinero por vuestro fotógrafo y videógrafo, hay alguien que les está molestando e incluso haciendo que su trabajo se vea perjudicado…¡cosa que no os interesa! pues es vuestra boda y tiene que quedar de 10!

¿Por qué molesta al fotógrafo?

Imaginemos una situación. Estamos en los aperitivos disfrutando de nuestra cervecita (los invitados y los novios, los fotógrafos no beben alcohol 😉 ), ya han pasado los nervios y se nota fiesta en el ambiente. De repente un grupo de invitados quiere hacerse una foto de grupo que será un recuerdo súper bonito de ese día. ¿Quién preferís que haga esa foto, vuestro primo, o vuestro fotógrafo? Seguramente vuestro primo no la haga mal del todo, pero vuestro fotógrafo ha hecho cientos de fotos a grupos de amigos y seguro que sabe sacarle mucho más partido al momento irrepetible.

Y digo irrepetible porque es irrepetible. A veces hemos visto de repente cómo se reúne un montón de gente a hacerse una foto, con toda la emoción del momento, risas cachondeo etc, y estamos en la otra punta del sitio de celebración haciendo otra foto. Cuando giramos la vista, está vuestro primo haciendo la foto. Os aseguro que ya no vale ir corriendo hacia allí y gritarle a todos que se esperen un momento y que se vuelvan a reunir que queremos hacer la foto nosotros también. No es lo mismo.

foto de grupo estropeada
Foto de grupo hecha por vuestro primo (Está recortado a la izquierda)

¿Por qué molesta al videógrafo?

Por dos situaciones principalmente. Un videógrafo necesita de planos más o menos largos para captar un momento, y durante ese tiempo necesita que no haya nadie por delante que se les meta en el mismo molestando. Los fotógrafos estamos acostumbrados a trabajar con ellos, y sabemos cuál es su trabajo y cuándo no debemos meternos por medio. Tenemos que trabajar en equipo. Vuestro primo seguramente no maneje del todo bien la situación y le rompa más de tres o cuatro planos. Incluso aquél que os haría llorar de emoción cuando abrazáis a alguien súper importante para vosotros durante la ceremonia. Si aparece vuestro primo por ahí haciendo fotos…el videógrafo ni tan siquiera lo pondrá en su película.

Otro tema es el flash de la cámara. Es muy molesto en un vídeo. Y normalmente vuestro primo llevará el mejor flash del mercado montado sobre su cámara. Porque claro…en la iglesia hay “poca luz” y hace falta flash. Vuestro fotógrafo contratado en el 90% de las ocasiones no montará flash sobre la cámara a menos que sea imprescindible.

primo deja la camara en casa
Ejemplo de foto estropeada por el flash de vuestro primo

¿Por qué molesta a más gente?

Al cura o al oficiante. En una ceremonia de matrimonio hay que tener sobre todo mucho respeto. Los tiempos son importantes y hay que conjugar con una mezcla de respeto y meterte hasta la cocina para pillar la foto, que al principio no es fácil de hacer. Vuestro primo no tiene esa habilidad, y seguramente acabe molestando al cura o al oficiante porque se cruce entre los novios y ellos durante un momento de la ceremonia en el que no debe estar por allí.

A los camareros. Camareros corriendo para arriba y para abajo. Hay que estar con un ojo en la mirilla de la cámara y el otro abierto (literalmente) viendo quién se acerca para no golpearles. Vuestro primo seguro que le tira una bandeja a dos o tres camarero 😉

Caso aparte – Fotógrafos de otros proveedores que hacen fotos en las bodas.

¿Cómo? No te entiendo Chiqui – ‚¿Que hay otros proveedores que llevan a sus propios fotógrafos? Efectivamente, así es. Y luego proyectan esas imágenes de sus fotos en el aperitivo en una pantalla gigante para que todo el mundo disfrute. Y nosotros le decimos ¡Zapatero a tus zapatos!

Obviamente aquí no estoy hablando de proveedores que trabajan con fotos. Por ejemplo, un fotomatón. Ellos sí hacen su trabajo y todos mis respetos hacia el mismo 🙂

Hablo de proveedores que no tienen nada que ver con la fotografía, pero llevan algún producto aparte contratado en el que se hacen fotos a los invitados por ejemplo.

Esta parte sí que nos molesta de verdad. Porque con vuestro primo es algo que se entiende, incluso se sobrelleva con humor. (Incluso cuando nos empieza a preguntar por qué cámara usamos y nos da recomendaciones de por qué deberíamos usar la que él usa). Pero que otros proveedores se metan en tu terreno ya no mola tanto. Te doy algunas razones:

  • Los invitados están confundidos, no saben quién es el fotógrafo y no saben a quién pedirle esa foto tan chula cogiendo al novio en brazos
  • Fotos con muy poca calidad. Las fotos se hacen, se copian al proyector y a correr. Nada de seleccionar las buenas y hacer algo de mejora-retoque en las mismas. No hay tiempo para eso. Las fotos se ven el proyector en bruto.
  • Devalúan nuestro trabajo sin quererlo. En el anterior punto, cuando vuestros invitados vean sus fotos en el proyector y vean cómo salen con os ojos rojos, pensarán: Vaya mierda de fotógrafo. Con perdón. Pero lo malo es que pensarán que son los fotógrafos “oficiales”, o sea sé, nosotros.
  • Por último: Dos meses después, aparece un invitado vuestro por el estudio preguntando por la foto que salía en pantalla y que le gustaría tener en una copia. Vuestro invitado ha perdido el tiempo, nosotros no tenemos esa foto, porque se la hizo el DJ.

Como veis, ¡me he quedado a gusto! Espero que hayáis entendido nuestras razones y que me digáis si las compartís o no. Así que ya sabéis, el consejo es que si contratáis a un fotógrafo para vuestra boda, le digáis a vuestro primo que deje la cámara en su casa y se dedique a pasárselo en grande en vuestra boda 😉

¡Me voy a desayunar que me ha entrado hambre!


Entradas anteriores

ritual arena

Ritual de la Arena – Dale un toque místico a tu ceremonia.

Como fotógrafo de bodas, siempre me ha llamado la atención cada ritual que realizan los novios y su familia para lograr que la ceremonia sea realmente inolvidable. En los últimos años, uno de los que se ha popularizado más en España y el que se encuentra entre mis favoritos es el conocido como el ritual de la arena, que tiene como propósito sellar la unión no sólo entre dos personas, sino también entre su dos vidas y todos sus recuerdos anteriores. Por eso hoy te quiero contar su historia, lo qué significa y cómo integrarlo entre los preparativos de tu gran día.

Boda en hotel duques de medinaceli

Boda en Hotel Duques de Medinaceli – El Puerto de Santa María

Empieza el mes de junio, que junto a septiembre, es el mes preferido por los novios para casarse. En esta fecha, las bodas de día son un verdadero lujo. Son los días más largos del año, y el calor aún no aprieta del todo. Laura y Emilio juntaron a sus dos familias en el Hotel Duque de Medinaceli, para celebrar una boda cargada de emociones.


 

Deja un comentario

1 × 5 =